Posted by on 19 marzo, 2017

Analía V. , Abril 2013

Mi experiencia comenzó cuando un día me levanto muy triste había tenido varios meses malos en todos los aspectos. Pero ese día me desperté pidiéndoles a los ángeles que me ayuden a salir de ese estado…la cuestión que buscando en internet información sobre los ángeles llegue a la página de Analía y la Reconexión. No lo había escuchado antes, tampoco me recomendaron ni leí el libro, simplemente le la información de la página y ahí supe que la reconexión era lo que estaba necesitando.

Tuve muchas sensaciones, la primera sesión sentí como un zumbido (un sonido fuerte) que parecía destaparme los oídos, luego una vibración por todo el cuerpo como en un colchón de agua.  Sentí como una opresión en la garganta pero solo fue un momento igual costo relajarme pero cuando lo logré sentí una sensación de plenitud, de paz y creí estar dormida. Cuando vuelvo en sí, sentí como mi pecho se elevó con una respiración muy profunda después de unos minutos volví a sentir algo parecido pero con la sensación de que ya no estaba dentro de mi cuerpo hasta que respire profundo y reconocí mi cuerpo. Cosquilleos, movimiento de pie y mano involuntarios, pude visualizar una esfera de color violeta que cambiaba de color verde hasta llegar a amarillo, después sentí como si alguien me tocara suavemente la rodilla.

La segunda sesión fue más tranquila, y que la primera porque estuve algo nerviosa ante lo desconocido, pero aun así tuve un sobresalto porque al comenzar la sesión al muy poco rato sentí una fuerte elevación de todo mi cuerpo y fue tan notorio que yo me tensioné, no pude disfrutarlo, sentí un poco de miedo, entonces les hable a los Ángeles, les pedí que me acompañaran, que yo tenía el corazón abierto y que necesitaba de ellos por lo visto me escucharon porque enseguida sentí como si alguien me agarraba la mano derecha y del mismo lado una acaricia constante en la sien como cosquilleante, por ultimo sentía como si alguien dibujara en mi cara.

Una experiencia única, y muy hermosa, porque y aunque es muy reciente mi reconexión, siento que mi voz interior me habla como no lo hacía hace tiempo y es tan importante para mí, y seguramente me espera mucho más!! Gracias Analía y a mis Ángeles porque me llevaron donde necesitaba ir

Samanta | Agosto 2012

Me hice la Reconexión recientemente y, previamente, leí el libro de Eric Pearl; la energía de las páginas me cautivó tanto que no dudé en hacerme la reconexión. Estaba en un momento en el que se estaban despertando algunas habilidades dormidas, y la Reconexión me dio un empujoncito para que saliera a la luz mi creatividad, mi claridad para tomar decisiones, para conectarme más con mis deseos profundos. Tomé la sesión dos días antes de una operación que tenía programada, y siento que la rápida recuperación, en gran parte, tuvo que ver con esa nueva energía que estaba sintiendo y en la que estaba confiando. Si bien en la sesión misma no sentí demasiadas sensaciones, vi los resultados con el correr de los días. En síntesis, esta experiencia colaboró para darme un impulso en mi camino de crecimiento.

Alicia | Julio 2012

Sanación a Distancia

Hola Analía…estoy muy relajada y con necesidad de silencio total!… distintas partes de mi cuerpo eran movidas  fuera de mi voluntad..como si estuvieran fuera de la gravedad….brazos…cabeza…..era como si estuviera  en una sesión de eutonia y alguien fuera moviéndolos…tuve sensaciones en todo el cuerpo….de profunda pesadez…imposible moverme por mi misma….
Imágenes….de gente que no conocía….. palabras  en otros idiomas….y una visión dónde manos no humanas trabajaban con hilos sobre mi…..una chamana…cosas de carta maya…
Si bien todo esto es notorio….lo qué más me sorprendió fueron los cambios de patrones respiratorios…..donde la pausa entre inspiraciones…era eternaaa….y sentía que era ahí donde se estaba “trabajando profundo”…..despúes se salia de ese patrón…eran inspiraciones muy profundas…..respiración normal…..y luego…el stop eterno….y así….
En un momento mis brazos se levantaron como sosteniendo una esfera sobre el pecho y giraron las manos como si de ellas saliera energia hacia el abdomen y se colocaron luego sobre el corazón y plexo y luego al lado del cuerpo.
Al final… senti como si alguien me trabajara el rostro y me dibujara una sonrisa…….senti una profunda relajación….y como que me dormía…y ya ganas de moverme a voluntad…entonces decidi abrir los ojos…pues me parecia que ya se habia terminado….y eran las 15 15…..(habiendo comenzado a las 14 )
Costó levantarme para el baño..volvi a la cama y dormi 2 hrs! profunda relajación.
Graciassssssssssssssssssssssssssss
abrazo de luz

Jorge Marcelo A. | Marzo 2012

Hacía más de veinte días que había recibido mi última sesión de sanación reconectiva, que habían sido intensas, agradables y sin duda reveladoras. Fue entonces que después de mis vacaciones, ya de regreso en casa, que una noche no pude conciliar el sueño, mi cabeza no paraba, era una avalancha involuntaria de pensamientos sobre sucesos pasados que creía superados, algunos ocurridos hace mucho tiempo otros más cercanos, imágenes de vívidos colores, emociones intensas, sentimientos, reflexiones diversas, se sucedían ininterrumpida y vertiginosamente sin que pudiese hacer nada por evitarlo. No entendía que me estaba pasando inmerso en toda esa turbulencia, dado que no la asociaba con la sanación reconectiva que hacía su trabajo. Amaneció, pasaron quizás un par de horas más, y todo este vértigo no cesaba. Me dispuse entonces a levantarme, cansado, sorprendido, bastante desconcertado y dandome cuenta que muchas cosas habían cambiado, que algo grande se había movido en mi, entonces espontáneamente comenzaron a moverse espasmódicamente mi pierna y brazo izquierdos hasta la mano, se contraían y estiraban en un acto reflejo, esto ocurrió dos o tres veces, y a intervalos de algunos minutos unas tres veces más. Luego mi mente se silenció, todo desapareció, sentí una gran relajación, mucha paz y dicha, un estado de gran bienestar y calma, y me dormí profundamente. Al despertar me sentí muy bien, descansado y distinto, no era ya el que la noche anterior se había acostado en esa cama. Recién entonces pude asociar, tomé conciencia de que lo ocurrido había sido consecuencia de aquellas sesiones de sanación reconectiva tomadas varios días atrás con Analía. La energía de la reconexión, seguía curándome, alinéandome, sanándome mental, emocional y fisicamente.
Gracias Analía por haberme acercado como canal, toda esa luz e información sobre mi vida, sobre mi mismo y el universo.

Stella B. | Noviembre de 2011

Cunado comencé la sanación tenia el dedo índice de la mano derecha con infección, el médico me había hecho un corte arriba de la uña para que drenara y me receto un antibiótico muy fuerte para mi, la toma del antibiótico me fue provocando mucha inflamación al punto de tener hemorroides e inflamación en la vagina, aparte me volvieron a hacer otro corte y un pinchazo para que vuelva a drenar porque no sanaba, cuando fui la segunda sesión, mientras realizabas la sanación pensaba en que tenia que sanar mi alma y mi cuerpo. Cuando me fui del consultorio a casa ese sábado, me puse los guantes para lavar los platos del almuerzo porque tenia el dedo vendado y al sacarme el guante se me salio la venda, ahí me encontré con que se me había salido la piel de esa zona esto incluía las cicatrices de los cortes y el pinchazo que tenia, ya que a la mañana me había realizado la curación de la herida, por la tarde la inflamación cedió por completo, ya no tenia hemorroides y no sentía la molestia fuerte y horrible de la vagina.
Muchísimas gracias por todo, fue una experiencia muy fuerte.
Besos

Ana María L. | Enero 2011

He concurrido a tres sesiones de este tratamiento y deseo compartir mi experiencia.
En la primera sesion comence s sentir sensaciones de ardor en mis manos y en mi cara, lugares en los que tengo problemas. Con el correr de los minutos esan sensaciones se fueron atenuando.

En la segunda sesion mejoré el dolor de mis manos y mi cara y comence a percibir ardor y como electricidad en mi rodilla izquierda, zona que tambien tengo problemas; me sentí con más tranquilidad que el primer día.

En la tercera sesion solo me molesto de la cara el molar superior. A nivel de la cadera no tuve registros.

Sentí un poco de angustia que tambien desapareció.

Lo que deseo recalcar que en los tres días este tratamiento actuó en casi todos los centros de dolor que yo padezco y ahora estoy en periodo de recuperación.

Elizabeth F. | Noviembre 2010
Mi nombre es Elizabeth, tengo 49 años soy divorciada, tengo dos hijos, vivo en el barrio de Flores de Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, trabajo en un Registro del automotor, haciendo tareas administrativas.

Me contacte con la Dra. Analía Emanuel, para hacerme la sanación reconectiva, en el mes de noviembre del 2010, la verdad que tenia expectativas de lo que podía sentir o suceder, uno siempre las tiene, yo personalmente ya he pasado por experiencias anteriores de terapias de regresión, sanación aurica, medicina manual etc. Pero la verdad esto supero mis expectativas, y digo esto porque es la primera vez que una técnica de sanación a la que acudo la sentí tan desde lo físico. Yo personalmente tengo una capacidad bastante desarrollada de visualizar fácilmente en cuanto logro entrar en un clima de relax, pero esta vez fue bastante diferente si bien si visualice imagines las cuales no vienen al caso porque si son muy personales, les puedo contar que en mi primer cesión fue en la que tuve más visiones yo creo que para que mi cuerpo entrara mas en confianza,

Y mi mente sobre todo no se asustara, fui consiente de que estuve como acompañada por un una mujer de blanco que me sostenía del hombro derecha y me hablaba de cosas que no recuerdo y que a final de la sesión es como que me abría una puerta. Desde lo corporal lo primero que sentí es como en el segundo dedo del pie derecho me enganchaban con un hilo y lo estiraban un montón con la sensación de lo que significa que a uno le estiren un dedo, paulatinamente fui sintiendo que ambas piernas se ponían pesadas y mucho calor hasta que en una rodilla que tengo una fisura de ligamentos desde hace muchos años sentí como que me colocaban un montón de agujas que me daban como sensación de descargas eléctricas sin dejar de sentir eso en la rodilla, paso a sentir en mi estomago como si me hubiesen colocado una pesa, lo notorio en que en cada lugar que iva sintiendo algo desde lo físico aparecían como imágenes de alguna situación que no tienen que ver con mi realidad de hoy, y aparte en lugares donde yo tengo malestares desde hace muchos años, otra de las cosas que sentí desde lo físico fue que como unos dedos que estiraban el cachete derecho de mi cara como cuando uno es chico y los adultos nos mueven el cachete, luego sentí que se me endurecían los ganglios de la garganta, y fuera le lo físico la sensación que me quedo o la imagen que registre es que desde la cabeza se abría como un agujero donde rellenaban con algodón o una pasta que no puedo definir todo mi cuerpo, todas las terapias que estuve haciendo siempre llevo un conflicto es de que me sentía como dividida como que existía una grieta que me dividía en dos desde la cabeza a los pies, provocando que mi persona hiciera un montón de cosas interesentes creativas que se veían sin poder registrar emocionalmente que era yo. Lo que sucedió después de terminada la cesión y de verme rellenada es como que me quedo la sensación de que mi cuerpo se ensancho un montón que ocupa un espacio diferente, y desde mi logro personal visto en mi accionar cotidiano veo que lo que siento como necesidad de hacer lo activo mas rápido, lo pongo en movimiento mas concientemente.

La segunda sesión fue diferente no tuve tantas visualizaciones como la primera, pero a mente le costaba mas relajarse y desconectarse de los conflictos y lo que me causo gracia es que para salir del circuito es como que yo veía como una mano que me mostraba fotos que nada que ver que al querer retener la imagen esta se retiraba y mi mente podía relajarse, otra ves estuvieron comprometidas mis piernas en el proceso y la garganta pero esta vez el hilo que estiraba lo sentí en el medio del pecho, lo que provoco una angustia muy grande haciéndome llorar un montón, es como que en un momento me sentí como si fuera un feto y me vi como en los brazos de mi mama siendo bebe, un camino largo que recorría sola pero la sensación no era de soledad, lo que surgió que la imagen me dejaba caer el llanto me lo provoco, la sensación de abandono, fue fuerte no experimente muchas mas cosas ese día si sentía como que alrededor del lugar con mi terapeuta había mucha mas gente y que movían como hilos como los titiriteros colocando cada parte en su lugar.

La tercera y última sesión tuvo una fuerza increíble, tanto que un momento me iva a levantar de la camilla para irme solo que una vos interna me ordenaba no retirarme,

Es como que sentí que me estiraban los pies yo en uno de mis pies tengo como un juanete no se si llama de esa manera pero de apoyar mal el pie tengo como mal el hueso del dedo gordo mas en el pie izquierdo sentí como una mano me lo amasaba y lo empujaba para dentro como poniéndolo en su lugar, lo que provoco su consabido dolor, después que como que un fuego intenso penetraba desde mis pies hasta la cabeza ahí es dende intente levantarme por primera ves y después como si desde la cabeza a los pies me hubiesen bañado con nieve sintiendo lo inverso una frescura reconfortante. En la cabeza lo vivencie es como si hubiese un lomplay, de los grandes de cuando éramos chicos, que giraba como en el tocadiscos y ensanchaba el costado izquierdo de mi cabeza, estirando mi oído. Y por ultimo que en ese momento fue la segunda ves que quise levantarme, sentí, no se si vieron la mascara o el increíble Hulk cuando cambien de aspecto, bueno dentro mío era como que alguien estuviera moviendo todos mis huesos, mis músculos mis órganos colocándolos de forma diferente en el mismo espacio que ya tiene, la sensación fue que me dolió un montón. Y después vi como se generaban desde mi cuerpo una especie de ondas expansivas como cuando uno tira una piedra en el agua. Bueno eso es todo lo que yo viví como experiencia personal muy intensa, de la que me quedo una sensación de estar completa.

Posted in: Blog, Reconexión